jueves, 30 de diciembre de 2010

¡Feliz Año Nuevo!



Qué poco queda para terminar este año... y para qué lo vamos a negar, ha sido uno de los mejores de nuestras vidas. Nos casamos, nos quedamos embarazadas, seguimos trabajando (en los tiempos que corren es una suerte), terminé la hipoteca (¡¡¡yuju!!!)... Algunas metas superadas.

El sábado pasado nos fuimos a Alicante como ya os dije. Un viaje relámpago y cansado pero mereció la pena, pudimos estar con la familia de Natalia. Y entre el cansancio del día de Nochebuena (toda la tarde en la cocina), dormir sólo 3 horas y las horas en el coche imaginaos cómo estábamos el sábado, echas un trapito. A la hora de irnos a la cama me quité las botas y ¡¡horror!! Tenía los pies como los de Dumbo, superhinchados. Era increíble como los tenía y las manos también se me pusieron igual. De echo aun los tengo así, sólo se ha bajado un poco la hinchazón pero siguen igual.

El sábado cumplimos las 32 semanas pero con el tema del viaje no me hice foto. Me la hice ayer, 32 semanas y 4 días, a ver qué os parece...

Sí, chicas, todo eso soy yo. Es increíble cómo estoy sabiendo que nos quedan casi 2 meses más de engorde. ¿Pero qué va a salir de ahí, madre mía? Espero que sólo sea un niño porque sitio hay como para llevar una banda de cornetas y tambores, por lo menos... Vale que el muchachote esté grandecito pero tampoco es para tanto.
El domingo me pesé en la báscula de mi cuñada... Ay, qué dolor me entró cuando vi que marcaba 83,200 kg, 19 kilos van ya. No tengo perdón de dior, lo reconozco.

Aunque sigo sintiéndome bien reconozco que me cuesta más moverme, siento pesadez en el pubis y he notado que estoy torpona perdida. Se me caen las cosas de las manos demasiadas veces, cada dos por tres tengo que agacharme a recoger algo del suelo. Ya no aguanto en cuclillas y para, por ejemplo, quitar el polvo de la parte baja de los muebles tengo que sentarme en el suelo. También me va costando más trabajo ponerme los calcetines y las botas, secarme los pies tras el baño o sacar la ropa en la lavadora. Y lo peor está por llegar...
Lo que sí me hace gracia es que ya siento sus hipos. ¡¡Síiiiii, ya los siento!! O por lo menos creo que es eso. Son como respingos suavecitos pero rítmicos, por eso pienso que es hipo.

La familia y amigos siguen con el consumismo. Otra vez le han comprado cosas al bichillo y he tenido que decirles: "¿Qué parte de NO LE COMPREIS MÁS COSAS AL NIÑO no habéis entendido?" Pero el personal no se da por aludido. Más bodies, una cazadora, camisas, zapatos, camisetas e incluso ya le han regalado su primer juego de menaje; platitos, cuenco, vaso y cubiertos para cuando empiece con las papillas. También un marco portafotos plateado muy chulo.
Miedo me da el día de Reyes del invierno que viene...

He mirado los papeles y la cartilla y hasta el 25 de Enero no tengo que volver a ver a la matrona y la última ecografía el día 28. No me cuadra mucho, desde el 9 de Diciembre que me hice una eco no tengo más revisiones que esas hasta el parto. Ni más análisis ni na de na. Por lo menos a mí no me han dicho nada ni me han mandado carta de nada. Creo recordar que al menos me queda una analítica más y otra de exsudados o algo así. Bueno, seguiremos esperando.

Bueno, ahora que ha dejado de llover un poco aprovecharé para hacer unas compras para mañana, que el cotillón lo celebraremos aquí en casa. Amigas, bebida, picoteo y la Wii. Ya me estoy imaginando el panorama, al menos el jartón de reir está asegurado.
Que tengais muy feliz entrada de año, que todos vuestros deseos se hagan realidad el año que viene y que cumpláis los propósitos que os marquéis.

¡¡Feliz Año Nuevo!!

viernes, 24 de diciembre de 2010

Feliz Navidad (o Saturnales, como querais).

Pues sí, he estado un poco perdida este mes pero tampoco es que hubiese nada nuevo que contar.
Aparte de las clases de educación maternal (y ya no regalan nada, jo) y una ecografía que me hicieron el día 9 (que tardaron menos de 10 minutos en hacerla y ni me dieron fotito porque Álvaro estaba mirando para el cóxis) no ha habido mucho más. Seguimos engordando (el bebito y yo), él sigue con sus pataleos y desde la semana 29 está girado. Ahora tiene los pies y las manos en la izquierda y la espalda a la derecha. Algunas veces saca la espalda y la barriga se me pone que parece la escena de "Alien" en la que le sale el bicho por la panza. El día 9 pesaba más de 1,600 kg, supongo que con los días que han pasado ya pasará de los 2 kilos. Y aún faltan dos meses... ohú...
Yo sigo con el poco dormir, me duele la espalda un montón por la noche y cada vez me cuesta más coger una postura cómoda. Ni con cojines ni con na de na. También sigo "bastante apretada"... vamos, que cada vez que voy al baño hago prácticas para el parto y no hay manera de solucionarlo. Me han recetado Plantaben pero no me hace nada, como fruta y verdura, bebo mucho líquido, intento comer cosas con fibra pero nada me hace efecto. Creo que es por los sobres de hierro que me estoy tomando pero no puedo dejarlos porque en el último análisis me salió el nivel de hierro muy bajo. Total, que ajo y agua, ya sabeis...

Las compras-bebé ya se pararon (por nuestra parte, porque los demás siguen en plan "ayquemonoparaÁlvaroytelocomproporquesí". Mi hermano me ha traído la cuna de la niña de un amigo suyo, una cosita que me ahorro. El carro ya está encargado, nos lo traerán a finales de Enero. Sólo nos queda la bañera (que la comprarán los compañeros de trabajo de Natalia).

Mañana sábado llegamos a la semana 32 pero la foto va a tener que esperar un poco. Esta noche después de cenar en casa de mis padres, casi de madrugada, nos iremos para Alicante. Aprovecharemos este año que cae las fiestas en fin de semana para ver a la familia de Natalia. El padre y la tía están pachuchetes y queremos estar allí aunque sea dia y medio. ¡Y ver al primito otra vez!

Y nada más, sólo desearos que paseis estas fiestas con mucho amor y alegría, dando muchos besos a los pequeñines, frotando las barriguitas de los que vendrán y cogiendo muchas fuerzas para los que serán engendrados dentro de poco.

Lo dicho, ¡¡¡¡Feliz Navidad!!!!

lunes, 29 de noviembre de 2010

La 4D.



El día 23 tocó matrona. Y como siempre todo bien menos el peso. Ya van... ¡15 kilos! Ay, por dió, por dió... Y quedan 3 meses aún... La matrona me dijo que no podía seguir así, que estaba poniendo demasiado peso. Pues a ver qué hago, ya no como tanto, sólo lo normal de siempre. Me dijo que puede ser que como no trabajo y estoy relajada pues influiría para que lo poco que coma me engorde. Me ha recomendado que dé paseos después de comer. Pues con el tiempo que hace cualquiera sale a la calle. Yo no, por lo menos. La pobre mujer creo que me ha dado por imposible...

Al día siguiente clasecita de Educación Maternal. Esta vez tocaba el parto. Nos enseñaron las diferentes formas de asistir a un parto, cuando hacían falta instrumentos, lo que son los monitores, cuando estamos verdaderamente de parto... Y a respirar en cada contracción. Me parece que con los nervios se me olvidará cuando llegue la hora pero nunca está de más saberlo. Las que ya habían parido nos contaban su parto. Cada parto es diferente, incluso en la misma mujer. Unas que estuvieron más de un día de parto, otras que en las primeras contracciones ya tenían el niño casi fuera, a las que le dolió mucho, otras que casi ni se enteraron... lo dicho, un mundo.
Nos dieron otra cajita, pintada con dibujos infantiles y el letrero "Tu Peque". Y dentro:
-Revista "Crecer Feliz"
-Un sobre para que te manden libros de Disney, 6 de regalo y los demás a pagarlos.
-Una botellita de agua Bezoya, con el panfleto "El bebé y el agua"
-Una bolsita de Norit Bebe Hipoalergénico, para la ropa. Con su correspondiente publicidad, claro.
-Publicidad de La Redoute.
-Publicidad y muestra de Suavinex antiestrías.
-Un sobre para que lo envíes y te mandan otra canastilla cuando el nene tenga 5 meses.
-Publicidad de Sebamed con muestra de Crema balsámica y otra de Baño de espuma.
-Publicidad de Eko Natural con sobre de muestra.
-Publicidad de Dodot Sensitive, un pañal y un paquetito con 8 toallitas.

Creo que me va a gustar esto de ir a las clases, jiji...

El jueves estuvimos en un ginecólogo privado. Me hice otra revisión, esta vez la 4D. ¡Vimos la carita del peque! O por lo menos todo lo que se dejó, el tío se ponía las manos delante de la cara y no había manera de pillarlo bien. Ni con zamarreones de barriga, ni con ruido fuerte ni con nada. Encima tiene la placenta cerca de la cara y eso también hace que no se vea bien. Bueno, de todas formas lo que más nos interesaba era saber que sigue bien y sanito. Y lo está, mide lo que un feto normal de su tiempo (35,6 cms.) pero sí está un poquito más gordito (como su mami, pa no desentonar...) (1.237 gr.s). Os dejo un trozo del vídeo que le hicieron.

video
Mami Natalia dice que me parezco a mami Mar. Creo que tiene mucha imaginación...

Y una fotito.
Vaya jartá de bostezar se pegó el tío...

El sábado llegamos a las 28 semanas. El resumen de las últimas semanas es bueno, todas las revisiones que le han hecho han sido para confirmar que sigue bien y sin problemas. Menos mal que ya podemos respirar tranquilas, porque tuvimos una racha que todo eran sobresaltos.
El peque sigue moviéndose un montón, pega unos botes que se me mueve toda la barriga y he notado que me avisa cuando no está cómodo. Se lía a menearse y hasta que no cambio de postura no se calma. Está cabeza abajo casi desde el principio y no se ha movido pero noto que está girado. Tiene la espalda en la parte izquierda de la panza y las manos y los pies en la derecha. Con lo cual, cuando se mueve, todos los golpes van a la ingle derecha. Lo que no he notado aún es cuando tiene hipo, o será que no ha tenido, no sé.
Yo me siento muy bien, no me molesta ni duele nada, únicamente me levanto con la cintura machacada por las mañanas, pero se pasa cuando me muevo un poco. Y cuando el nene se pasa con las pataditas, algunas me molestan más de la cuenta.
Tampoco noto que se me hinchen las piernas, por lo menos no en exceso. Sólo tengo la señal de los calcetines cuando me los quito por la noche. Lo que sí se me hinchan son las manos. El anillo de boda se me caía y ahora está un poco enterradito en carne. Algunos días incluso tengo que quitármelo porque me molesta.
Lo que si me alegro bastante (por lo menos de momento) es que no me ha salido ni una estría. Y eso que no me pongo crema todos los días (nunca se me ha dado bien eso de las cremas, se me olvidan).

Yo en pijama, con mi glamú. Es que hacía un día de perros...

Ayer sus abus de Sevilla le trajeron un detallito. Se fueron a un mercadillo y había un puesto que vendían cojines y le ponían el nombre del niño o la niña en purpurina. También un cartel con dibujos de la película "Cars" y su nombre. Creo que lo pondremos en la puerta de su cuarto. Y un par de botitas. Los caprichitos de los abuelos...


Las amigas han pasado por casa y también le han traído cositas.
Cuando lo vea con este body es que me lo voy a comé entero...


Esta camiseta es regalo de la jefa del motoclub. Es para 6 meses. Para que vaya cogiendo cuerpo de motero.

¿Que el niño va a estar mimado? Noooooo, que va, mujer... Todas las amigas están como locas con él, es el primer bebé del grupo. Espero que no sea el último, joías, a ver si os animais...
Y sus mamis también le han comprado algunas cositas más...
Sí, ya sé que esos zapatos no pegan con ese conjunto, son para otra ropa. Y los patuquitos son para estar en casa. Todo ello es para un mes.

Vaya entrada larga me está saliendo... Os dejo, que si no no sé que os voy a contar en la próxima.
¡Nos vemos, chicas!

domingo, 21 de noviembre de 2010

¡Asúuuuuuuuca!



El contador muestra hoy una cifra redonda, 90 días. Tres meses. Sólo quedan 3 meses para que nuestro sueño vea la luz del día (bueno, la del paritorio más bien). Llegó un momento en que parecía que ésto no avanzaba, que no pasaban los días, pero vaya si corren. Al final voy a echar de menos estar embarazada y todo, el estar como un tonel, los dolores de espalda y la torpeza de movimientos. Pero también está siendo un momento de mi vida en el que estoy disfrutando de tiempo libre, para mi mujer y para mí, tiempo sin prisas, con relax... cómo lo voy a echar de menos...

El día 12 fuimos al hospital para hacerme la O'Sullivan que os comenté (en el hospital la llamaban "la curva del azúcar"). Previamente, durante 3 días, hay que comer bastantes hidratos de carbono (legumbres y una pieza de pan al día. Por la noche un plato de pasta, fideos, estrellitas...). Hay que ir con ayuno de 12 horas mínimo.
Primero me sacaron un tubo de sangre y me direon un bote de 100gr. de glucosa para que me lo tomara después. Hay que tomárselo del tirón y está dulce que da asco. Tienes que quedarte sentada y no puedes comer ni beber nada. Tras una hora del primer pinchazo te vuelven a sacar sangre. Te dan dos pinchazos más a cada hora y puedes irte a casa. En total 4 pinchazos. El último ya me dolió, ya me podría haber cambiado de brazo, jolín.
Supongo que los resultados me los dará la matrona el día 23. No habrán salido muy mal, si no me hubiese llamado para decírmelo, creo yo.

El 17 vuelta al hospital, esta vez para otra ecografía. ¿Recordáis que me sacaron los niveles de defectos del tubo neural muy altos? Pues es otra ecografía de control, para asegurarse que sigue sin problemas. Vimos al peque otra vez. ¡Cómo ha crecido! El gordito ya pesa 1.103gr. Cómo siga creciendo así verás a la hora del parto... ¡me van a escuchar gritar hasta en la China!
Lo miraron de arriba abajo, lo midieron y todo está bien, sigue perfecto. Cuando la ginecóloga fue a hacerle una fotito de la cara lo pillamos tragando líquido amniótico, ahí estaba chupando el tío.
La foto se ve fatal y ya casi no cabe en ella.
El gordito. Espero que sea más fotogénico cuando esté fuera.

La ginecóloga nos enseñó una gráfica en la que muestra lo que pesarán los bebés a la hora del parto según lo que pesan en la barriga. Si Álvaro sigue así pesará unos 3,700 kg. Espero que no se ponga más gordito, que a la hora de empujar voy a ver las estrellas. Con eso está más que bien, pesará como yo al nacer.

El 19 fuimos a la primera clase de Educación Maternal. A partir de ahora, todos los miércoles, tendremos clase hasta finales de año. Allí que nos juntamos por lo menos 20 embarazadas y por el tamaño de las barrigas yo era la que menos tiempo tenía de embarazo, vaya barrigones. A nuestro lado se sentó una que tenía por lo menos 45 años, o por lo menos eso aparentaba. Era su cuarto embarazo y quinto hijo. El embarazo anterior había sido de gemelos y los tuvo ¡en el bidé de su casa! No le dió tiempo ni a que llegara la ambulancia y allí los soltó.
Había otra (que ya me la había encontrado en la consulta de la matrona y en una tienda de cosas para bebés) que era su tercer embarazo y segundo hijo (había tenido un aborto antes de éste). Y aún no tiene 17 años. Y el padre de los niños parado (lo sé porque lo dijeron en la tienda de bebés donde me la encontré). Y lo mejor de todo es que los niños han sido buscados, no se ha quedado embarazada por accidente. Ojú...
Y así cada una con su historia.
La clase se centró en las distintas etapas del embarazo, en las pruebas que nos hacen y en enseñarnos las instalaciones de paritorios del Hospital de Valme por fotografías. Nos explicaba para qué sirve cada sala y cómo se desarrolla el momento del parto.
Al terminar la clase nos dieron una cajita de cartón serigrafiada de "Mi bebé y yo". Al llegar a casa y abrirla nos encontramos con:
-Dos revistas ("Mi bebé y yo" y "Nutrición y Shopping").
-Un cuadernillo "Guía de consejos prácticos para vuestro hijo".
-Cuadernillo de propaganda de Renault para pegar fotos del bebé en el coche y con consejos para viajes con bebés. Y propaganda de los modelos familiares de Renault, claro.
-Una botellita de Solán de Cabras.
-Una botellita de Wips Eucalipto, para la ropa.
-Una muestra de Blevit Digest.
-Una muestra de crema Suavinex.
-Un pañal Dodot.

Vamos, que con eso ya tienes el niño criado... (ironía). Bueno, menos da una piedra y hace pupa.

El peque sigue igual de juguetón, moviéndose un montón y ahora lo podemos ver desde fuera y todo. Síiiii, es gracioso, me dejo la barriga al aire y se nota los botes que dá el colega, cómo saca la espalda, cuando dá una patada... Cuando lo ví hacer eso se lo dije a Natalia y me puso una cara de "sí, venga yaaaa....". Hasta que lo vió ella misma. Se le desencajaron los ojos y sonrió de oreja a oreja con la baba caída.

Su habitación va tomando forma, ya le hemos puesto la lámpara, una pañalera que me ha regalado mi compañera de trabajo, unos cuántos peluches... Cuando esté más completita ya os pondremos fotos.
También le hemos comprado algo más de ropita, más moooooona.... Y otros zapatitos. Ya tiene 6 pares y aún no ha nacido, va a ser el nuevo Imelda Marcos, jajaja. Pobrecito, que nacerá en Febrero y habrá que tenerlo abrigadito, no lo vamos a llevar en calcetines. Y pensar que yo sólo tengo un par de botas para todo el invierno...

Pues esta es la crónica hasta hoy, la semana que viene toca matrona, clase y fotito, que ya llegamos a la semana 28.

¡Chau!

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Meme.

Vaya, pensaba que esto del meme no llegaría a mi blog pero sí, me han nominado (ea, fuera de la casa, jijiji...)



Estas son las reglas del juego:


Nombrar a quién te ha nominado:

- http://2mamis-valencia.blogspot.com/

Nominar a 4 personas:

- http://liliyvane.blogspot.com/
- http://dosmasdosmastres.blogspot.com/
- http://yatequeremos.blogspot.com/
- http://eldeseodesermadres.blogspot.com/

Avisar a los nominados.

Y redactar el meme:

4 cosas que llevo en el bolso:

- Móvil
- Cartera
- Bolígrafo
- Cacao para los labios

4 cosas favoritas de mi habitación:

- La caaaaaama...
- Foto de nosotras juntitas
- Un libro en cada mesita de noche
- El MP3 (últimamente no duermo bien y me lo pongo para dormirme)

4 cosas que me gustan ahora mismo:

- Mi zeñora ezpoza
- Sentir a Álvaro moverse dentro de mí
- El tiempo libre que tengo ahora para estar con mi mujer
- Saber que los sueños se van cumpliendo

4 cosas que siempre he querido hacer:

- Tener una roulotte y viajar
- Vivir en una casa en medio del campo
- Motocross
- Buceo con bombona

4 cosas que no sabías de mi:

- Parezco fuerte por fuera pero soy una sensible
- Soy algo cabezota...
- No soporto que las cosas no estén en su sitio, sobre todo cuando las busco
- Tampoco soporto la mala educación

4 canciones que no se me quitan de la cabeza:

- Hoy, de Gloria Estefan
- Vivimos siempre juntos, de Nacho Cano
- Alejandro, de Lady Gaga (¡es que está hasta en la sopa!)
- La puerta del amor, de Nino Bravo

viernes, 5 de noviembre de 2010

"Colega, ¿dónde está mi ombligo?"


Eso mismo me dije el otro día al mirarme en el espejo con más detenimiento. ¡Me está desapareciendo el ombligo! Ya casi no es ni agujero, se está poniendo plano. Direis que es una chorrada pero es que me ha llamado la atención, jolín.

El día 30 de octubre llegamos a la semana 24 y con ella la fotito de rigor. No se diferencia mucho de la anterior pero va engordando rápido y veloz.

Álvaro en la casa de los bisabuelos.

No, no he montado una chimenea en el salón del piso, es que pasamos el puente en casa de los bisabuelos, en un pueblito de Granada. Lo pasamos muy bien y volvimos a ver a nuestro sobrinito y a sus papis. ¡Qué grandote y guapo está! Y qué le gusta darse paseos en el cangurito, ni se acuerda de comer.

El día 20 volvimos a ir a la matrona y todo sigue bien (tensión, latido, sin edemas...) menos el peso. Madre mía, ese día pesé 72,8 kilos. Ocho kilos y sólo cinco meses de embarazo. La matrona volvió a preguntarme que si sigo comiendo mucho y no es así, ya no como tanto. No sé qué me pasa pero aunque coma normal (con algunos caprichitos) sigo poniendo mucho peso. Me dió los papeles para que me hiciera el análisis del segundo trimestre y me los hice el día 2. Otros 4 botes de sangre que me sacaron más la muestra de orina. Me dieron un bote de glucosa para que me lo bebiera y una hora después me volvieron a sacar otro bote de sangre. Hasta el día 23 no tenía que volver a la matrona pero ayer me llamó y me dijo que me pasara por la consulta porque le habían llegado los resultados de los análisis y en la prueba de la glucosa me he pasado un poco. Sólo un punto por encima pero me dijo que aunque sea poco debo hacerme otra prueba más específica. También tengo anemia y me dijo que fuese a mi médico de cabecera para que me recetase hierro. Eso no me extraña, tengo anemia ferropénica crónica. Total, que el día 12 debo ir al hospital para hacerme la prueba esa, vaya chute de azúcar me tengo que meter, puaj. También me ha subido el colesterol, yo que siempre lo he tenido bajo mínimos ahora lo tengo por encima, pero dice el médico que no es demasiado y que no debo preocuparme. Pues sí que me van a sacar cosas...

Lo de la diabetes gestacional no me ha cogido de sorpresa, ya me extrañaba que tuviese tanta panza y que Álvaro estuviese tan grande. Pero no es mucho lo que tengo, espero que se mantenga ahí.

¡Ya nos trajeron la habitación de nuestro niño! Nos ha gustado como ha quedado, tiene un armario enorme y con el puente y los cajones bajo la cama hay mucho espacio para guardar de todo. A ver qué os parece:

El escritorio lo usaremos de momento como cambiador, sólo nos queda comprarle la esponja para poner al bebé. La repisa para poner sus cremitas, colonia y esas cosas. La cajonera tiene ruedas para cambiarla con facilidad. El día de mañana será su mesita de noche, junto a la cama.


Tiene una cama arriba, otra más abajo y los cajones. Tienen mucho fondo, todo el ancho de la cama. Vendrán genial para guardar los juguetes y tenerlo todo recogido.

El armario es enorme. Tiene altillo y dos cajones en la parte baja, pero no cabían en la foto.

Un detalle de la ropita nueva.

Sus zapatitos.

Los calcetines son tan pequeños que podría cogerlos todos con una sola mano. Le he comprado algunos leotardos también, ya que nacerá en Febrero. Así estará más abrigadito.

Las sábanas de cuna y de coche, las mantitas y unos jerseys que le ha hecho su bisabuela. Sólo se ve el de arriba pero hay 3 más abajo. Todos muy bonitos.

Como veis ya va bien surtido de ropa, no se podrá quejar. Natalia dice que para qué le compro tantos bodies y pijamas. Creo que no sabe que los niños dejan la ropa pequeña en nada, que cuando quieres darte cuenta tienes que estar otra vez renovándolo todo. Le he comprado cosas desde recien nacido a los 6 meses, para no tener que estar cada dos por tres de tiendas.

De momento el dormitorio está un poco soso sólo con los muebles pero ya iremos a comprarle cositas para decorarlo. También la lámpara y las cortinas. A ver si veo algo con dibujitos de motos, para que vaya entrando en el mundillo, jeje.

¿Y qué puedo deciros del pequeñajo? Que está hecho un bicho malo, no para de moverse y a veces da unos patadones que parece que vaya a ser delantero de algún equipo de fútbol. ¿Cómo siendo tan pequeño aún puede moverse con esa fuerza? Es increíble. Otra manía que tiene es que se queda metido en la ingle derecha y no se mueve de ahí. Con todo el espacio que tiene aún y lo grande que es mi panza y el renacuajo no quiere cambiarse de sitio. Pues vaya mezcla: hiperactivo y cabezota. Menuda me espera...

Y de momento nada más, ya os contaré qué tal sale lo de la glucosa el día 12 y la próxima eco, el 17. Nuevas fotitos del bicho malo, a ver cuánto ha crecido.

viernes, 8 de octubre de 2010

Eco semana 20.



El miércoles estuvimos de revisión otra vez, la protocolaria de las 20 semanas.
Todo normal, no ha encontrado nada para preocuparse. El campeón ha doblado su peso en 3 semanas, ya pesa más de 400gr. y mide unos 15 cms. Lo que sí me ha llamado la atención es que al coger las medidas del cráneo, fémur y esas cosas la media que salía de semanas de gestación es de 21+3 pero sólo estoy de 20+3. ¿Será que está algo más grandote? Pues no me extrañaría, la verdad, mirándome la barriga.

Le comenté al ginecólogo que solía darme latigazos en la ingle derecha cuando me levanto de estar sentada, que me dejan doblada un rato. También que me pasaba la mano por esa zona y notaba como un pequeño bulto. Estuvo mirando y me dijo que podía ser una contractura o incluso un mioma. Le pregunté que si eso del mioma es para preocuparse y me dijo que no, que no influiría en nada al embarazo. Otra cosa más a revisar después del parto.

Este ginecólogo no es precisamente delicado, vaya daño que me ha hecho. Apretaba la barriga con ganas y pasaba de que le dijera que me dolía. "Pues no estoy apretando mucho". No, hijo, si quieres sigue apretando y me lo sacas por la espalda.
Encima, el renacuajo que normalmente se mueve un montón ese día dijo que no le daba la gana de cambiar de postura. Se ve que estaría muy agusto con la que tenía que pasaba de cambiarse. El ginecólogo incluso zamarreó la barriga a ver si cambiaba de postura, no dejaba verle de perfil. "Vístete y da una vuelta por ahí, a ver si se cambia". Y ahí que estaba yo, andando por el hospital como la que se va de museos. Volví a la consulta y lo intentó otra vez. No veas como apretó la parte izquierda de la panza para poder verlo. Y todo para nada, pudo hacerle tres fotillos de las que sólo una está medio decente, se ven borrosas.

Aquí está el señor, en plan flojo que estaba ese día.


Y eso fue todo, que todo está bien y que pidiera cita para dentro de 6-8 semanas. A este ritmo voy a hacerme el carnet de abonada al hospital. El día 17 de Noviembre volvemos a verle otra vez.

Ya tenemos pintada su habitación, a la espera de los muebles. En la tienda de pinturas era para vernos a Natalia y a mí decidir el color:

-Me gusta este.
-Pero es demasiado claro.
-Pues este.
-Eso es rosa.
-No es rosa, es naranja.
-No sé en tu tierra pero en la mía esto es rosa salmón.
-¡Esto no es rosa!
-¡Pues yo lo veo rosa!
-Pues más oscuro no lo quiero.
-Vale que no sea más oscuro pero ese no, que es rosa.
-¡Que no es rosa!
-Y dale...

Y así un buen rato hasta que cogimos la que ella quiso. Después de pintado y seco reconozco que es más oscuro. ¡Pero sigo viéndolo rosa!


Espero que con los muebles quede algo mejor y no desentone. Anda que vaya ojo con los colores...

¡Hasta otra, chicas!

domingo, 3 de octubre de 2010

20 semanas.



O post también titulado "virgen santa ¡qué barrigón!".

Ayer llegamos a la mitad del embarazo, esto ha cogido carrerilla. Más que carrerilla ha pillado una cuesta abajo y va que se las pela.

He leido vuestros blogs desde hace al menos 2 años, he visto vuestras fotos de pancitas y después me miro a mí. ¿Qué es lo que no me cuadra? ¿De dónde sale taaaaaaaanta panza, por dior? La gente frunce el ceño y me pregunta si son dos nenes los que vienen. Y abren los ojos de par en par al decirles que sólo es uno. "Uy, pues va a ser muy grande". ¿Cómo va a ser grande, si sólo estoy de 20 semanas? Como mucho pesará ahora 300-400 gr, a ver de dónde sale tanta panza. Queríamos un motero y este creo que viene con casco, mono de cuero, guantes y hasta la moto incluida. Si no, no me lo explico.
¿Que soy una exagerada? Mirad, mirad, a ver si es broma.

Nuestro motero metido en los boxes.


¿Qué? Con que eran exageraciones, ¿no? Madre mía, si ya me lo decía mi madre "Como salgas a mí no te enterarás del embarazo, lo tendrás muy bueno. Pero hacía unas barrigas enormes". Genética, muchas gracias, mujer...
En fin...

Cuando ya supimos que era un machote nos dió la vena consumista y nos liamos a comprar cositas. Y a la primera que le dió fue a mi madre (las abuelas, cómo son). Y como es tan práctica pues le ha comprado una mantita, toallas con capucha, pijamas, bodies, un saquito para que no se destape por la noche... Cuando nos traigan su habitación y saquemos las cosas de los paquetes os pondré fotos.

Yo por mi parte ya le he comprado cositas también: juegos de sábanas para cuna de esos de pelito (aquí le llamamos del Pirineo, no sé si por vuestras ciudades les llamarán igual), un juego para el cochecito, también de pelito, otra manta, bodies, pijamas, calcetines... De algunas de éstas cosas sí puedo poneros fotos:




Como veis he procurado que no sean azules. Y es que vaya manía poner a los niños siempre azul, casi todo lo que hay en las tiendas es de ese color, por lo menos para recién nacidos. El azul lo dejaré para las cositas que le compre la familia y amigos, que casi siempre son azules.


Y ahora los productos estrella. Es que son monísimos, no me pude resistir a traerme esta ropita:



Aiiiiiinsssss, que guapo va a estar.

También compramos ayer la pintura para su dormitorio. Nos hemos decidido por un calabaza muy clarito, que es muy cálido y a juego con sus muebles, que lleva puertas y cajones en color lima y calabaza. Esta semana toca pintura para que esté todo listo cuando lleguen los muebles. Al final decidimos que sería un habitación de niño grande, no de bebé. Le compraremos la cuna, un cambiador y listo. Vimos una tontería comprar una habitación de bebé para luego cambiarla al año por una de niño grande.


Yo sigo bien, mucho más animada porque hace dos semanas que dejé de manchar y poco a poco me está dando el subidón otra vez. Ya tengo ganas de hacer más cosas, de llevar una vida normal y poder moverme sin miedo a que vuelva a manchar. Ya noto al peque moverse con claridad, sobre todo después de comer. Parece como si se alegrara de comer él también, jeje. Pero por las noches sigo igual, despertándome a media noche con un dolor de espalda increíble, qué trabajito para darme la vuelta sin que me duela. Hoy llevo todo el día con dolor en las costillas derechas, cerca del esternón. A saber por qué me duele ahí. Y los pezones ya no los tengo tan molestos pero se ponen ardiendo, muy calientes (sí, veeeenga, haced chistes). Bueno, gajes del oficio.

El miércoles vuelvo a tener ecografía, la de control a las 20 semanas. A ver qué tal sigue nuestro chiquitín, espero que todo siga correcto.

Pues nada, nos vemos el miércoles.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Suspiro de alivio.



Ya respiramos más tranquilas pero han sido unos días que pa qué.
Ayer tuvimos la ecografía para confirmar esos resultados raros que habían salido en los análisis. Lo primero que hizo la ginecóloga fue explicarnos todos los valores que habían salido en los resultados y cómo se miden (aunque algo ya nos había explicado mi cuñada). Todo estaba dentro de lo normal menos el valor de los defectos del tubo neural, que estaba en zona de alto riesgo. Había una residente en la consulta y fue ella la que empezó a hacerme la ecografía. Y otra vez escuché las mismas palabras:

-Uff, se mueve un montón.
-Sí, eso me han dicho.

Empiezo a pensar que voy a tener hiperactividad en casa...

Después continuó la ginecóloga y a la vez que le iba explicando a la residente me iba explicando a mí. Y todo correcto, no encontró nada fuera de lo normal. En ese momento ya nos quedamos más tranquilas.
Le hizo una fotito:



Aquí os presentamos a Álvaro.

¡Sí, es un niño! Tendremos calzoncillos en casa, mira por dónde, jeje. El hombrecito de la casa ya pesa 203 gramos y está bien, por lo menos por lo que se ve hasta ahora.

De camino a casa ya estábamos haciendo planes:

-Ainsss, le compraremos la moto que vimos en el Toys'r'us, la racing negra.
-Y después la minimoto de gasolina.
-Por supuesto con el equipo completo, que se acostumbre a llevar el casco y las protecciones.
-¡Como vengan a decirme que lo han visto sin casco se va a enterar! ¡Se queda sin moto hasta el día del juicio!

Como veis siempre pensando en su educación...
Bueno, pues me alegra un montón daros estas noticias, ya estamos más contentas sabiendo que Álvaro está bien y que sigue adelante. Y pensareis que estoy como una cabra pero os juro que en la ecografía le veo el mismo perfil que mi hermano mediano cuando era bebé. ¿Se parecerá a él? Ya veremos con el tiempo.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Vueltas al coco.



Hola, chicas, ¿cómo os va?

Nosotras bien, tranquilas por un lado y preocupadas por otro. Me explico:
Tranquilas porque sabemos que Chicharito sigue ahí, creciendo y latiendo pero preocupadas por las últimas noticias.
El día 2 volvimos a ver a la matrona, para la cita de control y por lo de los análisis que me repitieron. Buscó los papeles de los resultados y no los encontró, se extrañó e incluso fue a información del centro de salud por si acababan de llegar esa mañana y no se los habían subido. Nada, que los resultados aun no habían llegado. La cita continuó con la rutina: pesarme, tomarme la tensión y esas cosas. Y, como ya me esperaba, me ha reñido. Peso 68 kilos (¡¡¡¡¡¡¡!!!!!!...) Y me ha dicho que si abuso del pan o las grasas. De las grasas no, porque no soy de comer mucha pringue pero es que me como hasta las piedras. Incluso dulces, yo que nunca he sido golosa, si me da el gusanillo y sólo hay dulce pues eso que pillo. Total, que me ha cortado el pienso, me ha dicho que me controle porque estoy poniendo demasiado peso ahora, que si sigo así pondré más kilos de la cuenta.
Por lo demás bien, la tensión bien, no se me hinchan los pies (y eso es raro) y me puso un aparato en la barriga para oir el latido de Chicharito. Ahí estaba el/la tío/a, latiendo a 150 ppm. y sin dejar de moverse. Cada vez que se movía por el aparato se escuchaba como interferencias.
Me dijo que la llamase a final de la semana siguiente para preguntarle por los resultados de los análisis, que deberían haber llegado seguro en esos días. Me apuntó la nueva cita y nos fuimos para casa.
Así estoy ya, 16 semanas:



Al día siguiente me llamaron al móvil, un número de esos largos de centralitas. Era del Hospital del Valme para decirme que por qué no había ido a la cita que tenía el día anterior.
-¿Qué cita? No tengo cita allí hasta el 6 de Octubre.
-Le dejamos un mensaje en su teléfono fijo diciéndole que tenía que venir a hacerse una ecografía, por lo del análisis de cromosomopatías.
-Pues no sabía que tenía un mensaje en el fijo, por eso no he ido (nota mental: desactivar el contestador del fijo OTRA VEZ y de camino acordarme de la familia de la compañía de teléfonos). Pero vuelva a darme cita y yo voy.
-Véngase el martes 7 de Septiembre.
-Es que me voy de viaje el 6 ¿podría ser más tarde o es urgente?
-(Los escucho susurrar entre ellos) Pues entonces el día 14, a las 10 de la mañana.
-Ok, allí estaré, gracias.

Y colgué. Y ahora llega el momento de darle vueltas a la cabeza. ¿Hacerme una ecografía por los resultados? Seguro que han encontrado algo raro. Alguna enfermedad, algún problema. ¿Pero qué tiene nuestro Chicharito? ¿Será algo grave? ¿Es sólo para asegurarse que no hay nada o es para confirmar el problema? Y me entró miedo de verdad.
Decidí llamar a la matrona para contarle la llamada, para saber su opinión.
-Aaaah, por eso no los tenía yo, no me los habían mandado. No sé, habrán encontrado algo o simplemente para asegurarse que no hay nada. Hay veces que sale positivo pero con ecografías y pruebas descartan que sea así, puede ser negativo y que no tenga nada. Tranquila, no te preocupes.
Que no me preocupe dice... desde ese momento estamos que no dejamos de pensar que nuestro bebé tenga algo. Yo me lo tomo más a pecho y me imagino lo peor y ¿por qué han tardado tanto en comprobarlo? ¿Es que no me lo podían haber dicho antes?

Así que ya veis como estamos, intranquilas. Incluso intentamos coger cita en alguna clínica privada para saberlo antes pero ya era demasiado tarde y no me daban cita para antes de irnos a Alicante. Le preguntaré a mi cuñada si conoce alguna allí o si pudiera pedirle a sus compañeros que me lo miraran en el hospital donde ella trabaja. Soy una agonía pero es que no estoy tranquila, la verdad.

Es lo que más temía del embarazo, la sospecha de que nuestro bebé esté malito y me ha tenido que tocar. Preferiría haberme echado a morir con los vómitos y mareos, que se me hinchen los pies, que me duela el parto o lo que sea pero que Chicharito estuviera siempre bien. Y no ha sido así.

Supongo que todas habreis tenido estos temores pero encima me dejan con la sospecha. Espero que los resultados estén equivocados y daros buenas noticias pero... ¿y si no es así?
No sé por dónde saldrá todo esto.

jueves, 26 de agosto de 2010

Yo es que no me aclaro.

No, de verdad que no, que me tienen toda liá.
Este lunes me llamó la matrona porque quería verme lo antes posible. Yo pensé que era por lo que había pasado la semana anterior, pero no. Me dijo que había que repetir los análisis de las cromosomopatías. Me entró el canguelo.

-Pero si el tocólogo me dijo que todo estaba bien y me dió los papeles de los resultados...
-Los de cromosomopatías no, tienes que repetirlo.
-¿Es que ha encontrado algo raro?
-Noooooo, que va, no te preocupes. Es que han llegado fuera de fecha y hay que hacerlos otra vez.
-(¿Eing?) ¿Fuera de fecha? ¿De verdad que no hay nada raro? Dígame la verdad, por favor...
-Que no, mujer, que no pasa nada, de verdad.
-Bueno, pues mañana a primera hora estoy ahí.

Análisis fuera de fecha. No sabía yo que caducaban, como los yogures.
Al día siguiente fui y me dijo lo mismo, incluso me enseñó el papel de laboratorio en el que ponía que se habían pasado de fecha. Llamó a Extracciones y le dijo a la ATS que le hiciera el favor de sacarme sangre, sin coger cita. Me dió el papel para la extracción y me preguntó cuando teníamos la próxima cita. Le dije que el día 2 y me contestó que bien, que para ese día ya estarían los resultados. Me saqué sangre y nada, a esperar. En la cartilla de embarazo me apuntó "Solicito análisis 2º trimestre".

Ayer estuvimos en el hospital para la revisión que nos mandó el ginecólogo, a la semana de darme de alta.
Entramos por urgencias y nos subieron a la tercera planta, paritorios y urgencias de ginecología. Cuando me tocó el turno me preguntó la ginecóloga a qué venía. Le dí el informe que me dió el ginecólogo de planta y me dijo que subiera al potro. Me exploró y me hizo una ecografía. La chica era más bien sosita, ni siquiera me giró el monitor para poder ver a Chicharito. Todo seguía bien, que siguiera una semana más de reposo y tomándome la temperatura por las tardes.

Ea, otra vez a estar tirada en el sofá, qué harta estoy... Cuando se hace por gusto está de lujo pero cuando hay que hacerlo por obligación cambia la cosa. Tengo la cintura molía y por las noches me despierto cada vez que tengo que cambiar de postura. No duermo y me levanto con el cuerpo entumecido. Qué hartura...
La ginecóloga me ha dicho que puedo irme a Alicante, sin conducir yo, claro. Por lo menos cambiaré de aires y podré conocer a Javier, nuestro sobrinito. Espero que Natalia me lleve a la playa y no me tenga todo el día en el sofá, aunque sea para darme un bañito cortito. O meterme en la piscina del chalet para refrescarme. Seguro que habrá enfados, como si no la conociera...

Esperaremos al día 2 a ver qué pasa con esos análisis, no creáis que no me han dejado preocupada. Le doy vueltas a la cabeza y me imagino de todo, sobre todo malo. ¿Y si me toca a mí algún problema? ¿Por qué no me lo podrían haber dicho antes?... Y mil cosas más.
Sólo pido a los cielos que Chicharito esté bien, que nazca sanito y sin ningún problema. Daría lo que fuese por saberlo con certeza.

jueves, 19 de agosto de 2010

VAYA PEDAZO DE SUSTO GORDO.

Hola, chicas, ¿cómo os va?

Antes de contaros nada quisiera contestar el comentario que me ha dejado marisa.per, que no puedo contestarte por correo porque no lo tiene puesto en su perfil.
El tratamiento lo hemos hecho todo por el SAS (Servicio Andaluz de Salud), no hemos tenido que pagar nada, ni medicinas, ni siquiera la muestra del donante porque en Andalucía tenemos banco de semen del SAS. Y precísamente está en Granada.
Así que si te animas supongo que tu tratamiento será el mismo que el mío, ya que somos de la misma comunidad. Y no hay tanta cola como dicen, a nosotras nos llamaron para comenzar el tratamiento a los 6 meses de haber pedido el volante para la Unidad de Reproducción (y eso que nos pilló el verano en medio y cierran en Julio y Agosto).

Y a Zi, ¿para cuándo un blog contando vuestras cositas con el bebé? Jeje, es bromita, chicas, pero es verdad que aunque no se os dé muy bien (como a mí), cuando coges carrerilla siempre hay algo que contar. La prueba esa que dices me la hicieron ya, me sacaron mil botes de sangre y el viernes me hice la ecografía para buscar defectos físicos, y todo bien.

Bueno, y paso a contaros lo que ocurrió el sábado por la noche.

ADVERTENCIA: Si sois sensibles y encima estais embarazadas mejor no lo leais, puede haceros pasar un mal rato sin necesidad.

¿Recordais el post anterior, contado lo bien que iba todo? Bueno, pues horas después salí de trabajar, a las 7 de la tarde. Fui a casa a ducharme, hicimos unas compras y a las 8 y media estábamos ya en casa de mi hermano. Cenamos, reimos, le cantamos cumpleaños feliz a mi hermano el pequeño (que tiene 20 años y 1,90 de alto, pero siempre será "el niño") y llegó la hora de las copitas. Yo me abstuve, claro, pero a los demás no les dió tiempo ni terminar la primera. Estaba sentada y empecé a notarme como me bajaba lo que yo creí flujo. Pensé "juer, mejor voy al baño y me limpio un poco porque noto que es bastante". Y así hice, pero para mi sorpresa, cuando me bajé las bragas las tenía empapadas de sangre (pero algo más clara, como mezclada con otro líquido). Me puse blanca, y lo primero que me salió del cuerpo fue gritar: "¡Natalia, llévame a urgencias!". Las primeras que saltaron de la silla fueron mi madre y Natalia, que habían estado pendientes de mi ida al baño y los demás vinieron detrás al ver sus caras. Nos pusimos nerviosos, mi hermano y cuñada se vistieron en un segundo y nos metimos en el coche a toda pastilla, camino del Hospital del Valme. Mi padre y el pequeño se fueron a casa, de todas formas no podrían hacer mucho en el hospital, sólo dejan que pase un familiar con el enfermo.
Llegamos a urgencias y casi no tuvimos que esperar, a los 10 minutos ya me estaban llevando a la zona de paritorios, que allí atienden las urgencias de ginecología. La doctora me preguntó qué había pasado y tras ello me dijo que me desnudara de cintura para abajo y me subiera en el potro. Cuando me bajé la ropa comprobé que la compresa que me había dado mi cuñada estaba casi llena. Ya en el potro lo primero fue meterme el espéculo, con el consiguiente dolor por mi parte. Comprobó que el sangrado venía del útero. Después metió dos dedos (esto no sé para qué fue), siguió una ecografía vaginal y otra por fuera. Me dijo que el niño seguía bien, que tenía latido. Me vestí y me dijo que esperara fuera un rato para ver si seguía sangrando o si se cortaba. A los 15 minutos de estar fuera llamé a la puerta porque notaba cómo me bajaba la sangre, en pequeños chorros. Volví a desnudarme y ya tenía la compresa totalmente empapada, me estaba manchando hasta el pantalón. Otra vez al potro y otra vez el mismo reconocimiento. Me tomaron muestra del sangrado y dijeron que tenía restos de líquido amniótico. Me cuando bajé del potro había dejado una mancha en las sábanas del potro del tamaño de una mano. Tras esperar otro rato en un sillón de allí dentro me hicieron pasar otra vez a la consulta, a darme el diagnóstico: Rotura del saco amniótico. Yo, que no había parado de llorar desde que salí de casa de mi hermano imaginaos cómo me puse cuando me dijo la doctora que con el poco tiempo de embarazo que tenía el feto no tiene posibilidad de seguir adelante, que aun no está totalmente formado. Que, aunque esté sano y con latido, quedarse sin líquido lo haría morir. Que quizás si hubiese estado de al menos 20 semanas habría posibilidades pero con tan poco tiempo... Llamó a Natalia para que pasara a consulta y le explicó lo que había. Natalia se echó a llorar también, era para menos. Se fue a solicitar cama en planta para ingresarme y allí nos dejó a las dos llorando como dos magdalenas desconsoladas. No os podeis imaginar cómo nos sentíamos, después de tantas ilusiones, de tan bien que estaba saliendo todo, y esto de buenas a primeras. A las 3 de la mañana estábamos en la planta, con la habitación asignada. Es la zona donde están todas las recien paridas y las que iban como yo, com problemas. Esperando en enfermería a que me indicaran el número de habitación escuché llorar a algún bebé y volví a echarme a llorar. ¿Por qué mi pequeño tenía que irse, si estaba bien?
Instalada ya en la habitación me pusieron suero y me dijeron que tenía dieta absoluta, por si llegaba la hora de hacerme un legrado, que no me levantase de la cama nada más que para ir al baño y que no me sentara, siempre tumbada. Pasamos lo que quedaba de noche casi sin sueño, a las 6 me pusieron un goteo de antibióticos y desde ahí no volví a cerrar los ojos. A la mañana siguiente fui al baño y vi que no sangraba con la abundancia de la noche anterior. Pasaron consulta a las 12 o así, y me mandaron abajo otra vez para hacerme una ecografía. El bebé seguía con latido y con líquido suficiente. El sangrado seguía mínimo y sólo sangre. Decidieron darme de comer, porque si seguía bien no me harían nada. Supongo que querían esperar a que no hubiese latido para intervenir.
El lunes igual, pase de consulta y nueva ecografía. El bebé bien y líquido normal. El martes, cuando pasó el médico, me dijo que si seguía con el poco sangrado y el bebé estaba bien me daría de alta al día siguiente. Le pregunté que si la bolsa podría haberse cerrado y me dijo que si hubiese estado rota hubiese perdido todo el líquido. Puse cara de "¿eing?" y le dije que en urgencias me habían dicho que la bolsa estaba rota, que me analizaron el sangrado y había dado positivo de líquido amniótico. Me dijo que sería otra cosa, que si se hubiese roto no hay manera de regenerarla y que se hubiese vaciado, y que el análisis podría estar equivocado porque la sangre engaña en los resultados. Yo, como no entiendo de esas cosas, pues me callé, normal. Me hizo otra ecografía en la misma planta (pude ir andando) y vimos al bebé muy bien. Me explicó: "Esto oscuro que ves aquí alrededor del feto es líquido amniótico y para mi opinión es normal, hay suficiente". Ví a Chicharito con más detenimiento, cómo se movía, incluso en dos ocasiones pudimos verle toda la columna vertebral con sus costillitas y todo. "Todo está muy bien, si sigue así puedes irte mañana a casa".
Cuando volví a la habitación se lo conté a Natalia. El descanso que nos entró fue como si nos hubiesen quitado una montaña de encima.
Ayer miércoles volvió a verme el mismo médico y lo mismo, todo muy bien, los análisis bien y otra ecografía. Vimos al pequeñín otra vez y me dijo el médico: "Hay que ver lo que se mueve este niño". Y es verdad, ahí estaba dando patadas y manotazos como diciendo "¿qué es esto de tanto movimiento últimamente? Dejadme tranquilo/a ya, leches". Y a las dos de la tarde me trajeron la carta de alta, con el tratamiento e indicaciones a seguir. Debo guardar reposo relativo. Vamos, del sofa a la cama, de la cama al baño y poco más. Que siga tomando los antibióticos y que vaya a los siete días a urgencias de ginecología para una revisión. De trabajar que me vaya olvidando, ya tengo la baja por la seguridad social. A las 20 semanas me daré de baja por la mutua.
¿El motivo del riesgo de aborto? Ni idea y creo que los médicos tampoco tienen ni idea porque no me han dicho nada en claro. Según mi cuñada (la hermana de Natalia, la ginecóloga), hay veces que se produce sin saber el motivo. Y me tiene que tocar a mí, vaya cenizo que tengo...

Después del susto que nos hemos llevado podemos decir que si antes estábamos ilusionadas con Chicharito pues imaginaos ahora, estamos aun más pendiente de él/ella que antes. Hemos pasado por el trance que creer que nuestro pequeñín se nos iba, y peor sabiendo que él/ella está sanito/a. Porque si te dicen que tiene alguna enfermedad o malformación pues te haces a la idea pero sabiendo que está bien... es un trago que te digan que se va estando bien. Nuestro pequeñín nos ha demostrado que va a ser un/a luchador/a desde pequeño/a, que va a tener unos huevos u ovarios bien puestos.
También debo decir que Natalia se ha portado como una gran esposa y madre, nos ha cuidado de tal manera que no se ha separado de nosotros en ningún momento. Sólo nos dejó unas horas para arreglar papeleo de la baja, ducharse y poco más. Me ha dado de comer, me ha lavado, no ha dejado que me mueva lo más mínimo. También me ha dicho que no va a inseminarse por lo menos hasta que yo no esté perfectamente bien, que quiere estar fuerte en todo momento para cuidarnos y que si tiene un embarazo malo no podría. Va a renunciar a su embarazo por el mío, por lo menos de momento, y yo sé las ganas que tiene de estar embarazada. Cada día me doy más cuenta la suerte que tengo que haberla encontrado, de habernos enamorado y compartir nuestras vidas, es la mejor. Neni, desde aquí también quiero decirte lo mucho que te quiero, aunque sabes que te lo digo mil veces al día. Que te mereces este amor y mucho más, que deseo pasar todos los días de mi vida contigo.

Y aquí seguimos Chicharito y yo, espanzurrados en el sofá con el portátil en una bandeja con patas. Esto es lo que nos queda en bastante tiempo, incluso podría ser los 6 meses que nos quedan. Va a ser aburrido a más no poder y ya me está doliendo la espalda de tanta cama y tanto sofá. Me voy a desesperar de no poder hacer nada y que Natalia tenga que cargarse todo el trabajo. Odio sentirme tan inútil pero tengo que aguantarme por nuestro chiquitín.

Muchos besos, mamis, seguiremos por aquí y espero que en adelante sólo os demos buenas noticias. Si alguna mami con pancita ha dedidido leer el post decirle que no piensen cosas raras, que esto no va a pasarle a ninguna, van a estar todas muy bien y van a tener unos bebitos preciosos ¿ok? No vayais a rallaros, por favor, lo mío sólo ha sido mala suerte.

¡Abrazos, chicas!

sábado, 14 de agosto de 2010

Tocólogo.





No tengo término medio, o no escribo nunca o escribo todos los días...

Ayer estuvimos en el tocóloco, para los resultados de los análisis y ecografía. Todo bien, menos el análisis de orina que me han sacado los nitritos altos. Ni idea de lo que son, pero sí había notado que el pis me olía un poco raro. Nada, unas pastillas cada 6 horas durante 7 días y un cultivo a las 2 semanas, para comprobar que haya desaparecido.
Pasamos al ecógrafo y vimos a nuestro bebé otra vez. ¡Ya está hecho/a una personita de 6'5 centímetros! Al tocólogo le costó trabajo hacerle fotos, no terminaba de verlo bien.
Una pregunta, chicas, ¿os ha molestado o dolido cuando os han hecho alguna ecografía? Porque a mí sí y se lo dije al médico. Me contestó que es normal, que claro que molesta pero había algunos momentos en que casi le doy un manotazo del dolor que me daba. Y según él es normal. Po vale, hijo, lo que tú digas.
Terminó y nos dijo que todo seguía muy bien, que va perfecto. Nos dió unos cuantos papeles: uno que te orienta de las fechas de las siguientes citas y dónde son, otro con lo del cultivo, los resultados de los análisis y dos fotos de la ecografía.
Cuando vimos las ecografías al salir de la consulta nos hartamos de reir. ¿Que por qué? Pues vedlo vosotras mismas.



¡Nuestro bebé es un alien! Y parece que nos está saludando con un brazo en alto como diciendo: "Saludos, terrícolas". Ains, pero es nuestro alien chiquitín, mirad qué guapo/a. Mientras no le salgan antenas...

Nos fuimos a comer a casa de mi madre, para enseñarle a mi familia las fotos del chiquitín. Y a mi madre se le cae la baba... vereis cuando ya pueda tenerlo en sus brazos, me la veo llorando de la emoción. Cada vez que me ve lo primero que hace es acariciarme la barriga.
Mientras se hacía la comida nos pusimos a charlar sobre las cositas que habrá que comprarle y me dijo que había rebuscado en los armarios y que había sacado cositas de cuando éramos pequeños. Qué apañá es mi madre, tiene cosas guardadas de hace 36 años, no veas... incluso me dijo que alguna cosa tenía guardada de cuando mi padre era un bebé. Y acaba de cumplir 62 años... Qué buena mujer pa un pobre, por dior.
El caso es que trajo al salón parte de lo que había sacado. Por lo menos 10 o 12 juegos de sábanas para la cunita y el cochecito, una manta para cuna, el batón de mi hermano el pequeño (que cumplió 20 años el jueves), una almohadita, un protector de colchón, hasta una mochilita que le dieron en una reunión del Mercadona con pañalitos, toallitas y cosas de esas. Ya os digo, mira que le gusta guardar las cosas.
Y para qué negarlo, me va a venir de lujo y encima me da ternura que nuestros bebés usen las mismas cositas que usó su mamá cuando pequeña. Y recordé un trajecito de lana hecho a mano que me hizo una vecina cuando tenía yo 6 meses. Era precioso, en rosita, pero me dijo mi madre que cuando se me quedó pequeño esa misma mujer se lo pidió para su nieta. Qué pena, porque era monísimo. Mirad que bien me sentaba:


Ese mismo día me hicieron otra foto en pelotillas y estoy toda sonriente y más guapa que aquí pero creo que como está la cosa hoy día mejor no poner fotos de niñas en cueritos, por si las moscas. Aunque sea de la edad de la polka. Mi neni dice que quiere una nena como la de la foto. Lo malo es que con el tiempo se va perdiendo la monería, snif snif... Qué pena, hija, cómo se estropea una...

Pues nada, ésta es la crónica de ayer, me alegro de daros estas buenas noticias. La barriguita va viento en popa y creciendo a todo trapo. Fíjate si crece que en un mes he puesto 1'2 kilos... verás la matrona, seguro que me riñe el día 2.

Besitos, chicas, y las que esteis o cojais vacaciones que disfruteis mucho.

martes, 10 de agosto de 2010

Espejos.

Sí, chicas, eso debería hacer yo de vez en cuando: mirarme un poco mejor en el espejo.
¿Recordais que en el post anterior os decía que no había mucha diferencia entre la foto de las 8 semanas y como estoy ahora? Pues juzgad vosotras mismas... 12 semanas + 3 días.




Se ve que como me veo todos los días pues no noto la diferencia... Y un cuerno, como si no notara que no me cabe nada de ropa. Esos pantalones que veis en la foto me los compré hace mes y medio o así, porque ya no me cabía nada. Me los compré grandecitos "para que me dure un tiempo antes de comprarme los de premamá"... Una talla 46 y me han durado mes y medio, es la monda... No me están pequeños pero ya no me sobra nada.
Pensareis que me estoy obsesionando un poco con las tallas y eso pero no van por ahí los tiros. El tema es que paso de gastarme un dineral en ropa que después de dos meses ya no pueda ponerme y tenga que comprar más ropa después. Y que siga quedándoseme pequeña. Al final terminaré comprando ya ropa de premamá, por lo menos no se me quedará pequeña en un mes.

Pues seguimos con gastos. Ahora estamos buscando coche de segunda mano, para comprarlo. El finde que se fue Natalia a Alicante a conocer al sobrinito el coche le dejó tirada a la vuelta, a la altura de Murcia. Grúa, taxi a Sevilla, mareo para que llevasen el coche a Alicante y lo arreglaran allí, que está su familia para poder recogerlo. ¡Y encima el mecánico no le encuentra nada! ¡El muy puñetero la deja tirada y encima no tiene ná! Vamos, el despiporre.
Así que, como ya no me fío de él pues le dije a la niña que comprásemos otro y ya puestas pues buscar un monovolumen. Sí, hijas, sí, el coche de las familias con hijos. Ya hemos "pasado de segmento", como dirían en el concesionario. Y ahí andamos mirando por internet, a ver qué encontramos.

El domingo me asusté un poquito. Iba a ducharme y al quitarme las braguis veo que tengo restos de flujo pero oscuro. Me quedé blanca, porque no lo ví normal. Cogí un poco de papel higiénico y comprobé si seguía soltando aquello. Nada, todo blanco. Decidí que si se repetía me iría a urgencias pero no ha vuelto a pasarme. No sé que sería pero me dejó preocupada. Y como el viernes tengo la ecografía pues ya veremos si todo sigue bien. Eso espero.

El tema del sueño... no hay manera. Arrastro un sueño que no veais, no termino de coger la postura y encima, el día que duermo en casa por la noche, me despierto un montón de veces. No consigo dormir más de 5 horas seguidas y eso con suerte. Y cuando me toca dormir de día pues imaginaroslo... menos aun, sólo duermo a trompicones. Entre los gritos de la gente, los coches con los claxons y la música a todo trapo, la música o los ladridos de los perros de los vecinos y que parece que les cuesta más hablar que gritar... ¡Quiero una casa en medio del campoooooooo! Porque conseguir que la gente sea más civilizada...

Hoy me está saliendo un post tipo hoja de reclamaciones, no hago más que quejarme. Es que entre el calor, el poco sueño, el chorro de horas que tengo que trabajar este mes y que no puedo estar con mi mujer nada de tiempo me está poniendo tela de irritable. Estoy deseando que llegue septiembre para poder descansar un poco, noto que lo necesito. Y como estamos pensando en la compra del coche pues la semana en la playa que estaba preparando en plan relax... ¡a la porra! Otra vez me veo en Alicante en plan okupa en casa de mis suegros.

Si es que no pué sé...

miércoles, 4 de agosto de 2010

Soy una descastá.

Que sí, que actualizo poco, lo sé. He pasado un mes un poco desganada de todo y encima, como todos los años al llegar el verano, trabajo más horas. Se me va a poner cara de lechuza.

No es que tenga mucho que contar, mi vida sigue tan rutinaria como siempre, es lo que tiene tener poco tiempo libre y trabajar de noche. Con deciros que sólo he pisado la playa un rato en el mes de Junio. Uuuuhhh, que vida más marchosa y a tope llevo... En fin...

¡Ya somos titas! Javier nació el día 24 de Julio y es una monadaaaaaaaaaaaa. Natalia fue a verlo el finde pasado (yo no, que tenía que trabajar... pa variar) y le ha hecho muchas fotitos y vídeos. Se parece a su madre un montón y tiene unos hoyuelos en los cachetes para comérselos. Y la barbilla rajada, como Kirk Douglas, jeje. Eso sí, duerme como una marmota, hay que hacer malabares para tenerlo despierto para darle de comer, bañarlo, vestirlo... Qué lindo es, tengo ganas de que llegue Septiembre para ir a verlo, acunarlo, darle el bibe... Ainsss, qué tienno.


Hablando de bebés, ¿ha nacido Erik ya? Me he pasado varias veces por el blog de Silvia y Eva a ver si ponían algo, supongo que no actualizar es señal de que no pueden y el motivo será que Erik ya decidió salir. Enhorabuena, mamis, esperaremos a que nos deis gratas noticias.

Y siguiendo con bebés, Chicharito sigue ahí sin dar señales de ninguna clase, ojalá que cuando nazca sea tan bueno como ahora, que a veces dudo que esté embarazada y todo. Y dejo de dudar cuando me pongo los pantalones del uniforme y veo como cada vez me están más pequeños.
Ya fuí a la empresa para comunicarles mi futura maternidad y he empezado a mover papeles para que más a delante me den la baja. Según me han dicho lo más probable es que me la den a las 20 semanas. Podría haber pedido la baja desde primera hora pero ya que mi puesto no es demasiado malo pues aguantaré un poco en activo.
Pedí pantalones nuevos... adivinad... una 46. Cada vez que los cojo parece que no son ni míos y aunque de cintura me están bien (lógicamente) de lo demás me hacen más bolsas que en el Carrefour. Me quedan horribles. Bueno, para estar sola qué más me da y tampoco vengo al trabajo a pasar modelos.

Pues ya estoy de 11+3, este sábado toca foto cuatrisemanal. No creais que hay mucha diferencia con la que me hice a las 8 semanas, ya lo vereis.
¿Cómo? ¿Que no puse foto de las 8 semanas? Ups, se me olvidó...
Bueno, la pongo ahora.

Sí, se me ve un barrigón que no veais pero en mi defensa diré que nos habíamos puesto púas de comer. Ese sábado fuimos a celebrar nuestros 4 años juntas y nos dimos un homenaje. Fuimos a cenar a un restaurante que nos gusta mucho, San Marcos, en concreto el de la calle Cuna (muy propio el nombre de la calle, jaja).
Lo blanco que se ve debajo de mi barriga no son las bragas, que os veo venir. Es el bolsillo del pantalón, que me lo abrí para que se viese mejor la panza.

Pues ya queda menos para la próxima revisión será el viernes 13, vaya día. Menos mal que una no es supersticiosa.

Y poco más que contaros, sólo que Natalia sigue esperando a que vuelvan a abrir la consulta de reproducción para empezar de nuevo. Pobrecita mi niña, otra vez a pasar por todo el tratamiento. Cuando vayamos de nuevo al hospital tengo que pedir el documento que acredite que mi embarazo ha sido por inseminación de donante anónimo, para el día que vayamos al juzgado para hacer la prefiliación. Por un lado no me cuesta trabajo pedirlo ni a los del hospital que me lo den pero me da rabia tener que pedir un papel así. Si fuésemos una pareja hetero no nos pedirían nada, ni siquiera estar casadas. Igualdad... y un cuerno.

Ah se me olvidaba, nos han hecho una entrevista para una revista online, Lespensantes. ¿Habéis visto qué nivel, niñas? Oich, dentro de nada a la tele, jajaja. No, ya en serio, una de las colaboradoras de la revista es amiga nuestra y nos pidió si podía hacérnosla. Con mucho gusto, por supuesto, para Dafne todo lo que ella quiera y más, que es de las mejores personas que conozco. Aún no ha sido publicada pero podéis leerla ya en el blog de Dafne García, Actualidad Lésbica. Es un blog de reciente creación pero disfrutareis mucho con él, os lo recomiendo.

Y nada más por hoy, espero que después de este parón vuelva a tener más ganas de actualizar, que no quiero que esto críe polvo.

¡Besos a todas!

miércoles, 7 de julio de 2010

Vidas vienen, vidas se van.

Hola, chicas.

Aquí estamos de nuevo, un poco tristes pero bien. Desde el lunes somos menos en la familia. No os asusteis, estoy bien y Chicharito sigue con nosotras. Ha sido mi abuela la que se ha marchado y, aunque duela decirlo, ha sido lo mejor para ella. Desde finales de Junio lo que tenía no era vida, ahora descansa en paz. Mejor no me extiendo más, no es agradable escribirlo y mucho menos leerlo.

Entregué el volante que me dieron en Reproducción en el Centro de Salud, y ya tengo cita con el tocólogo. Será el 13 de Agosto. ¡Ese día veremos a Chicharito otra vez! Veremos cuánto ha crecido y si todo sigue correcto.

También tuve ayer la primera visita con la matrona, que nos informó de todo el proceso que íbamos a seguir.
Lo primero que hizo fue rellenar el Documento de Salud de la Embarazada con mis datos y preguntarme sobre antecedentes de enfermedad míos y de mi familia. También las vacunas y hábitos y en observaciones escribió que era embarazo por inseminación. No se si eso lo diferencia de otros.
Me pesó y me midió. 1,62 m. (ya estoy menguando...) y peso (agarraros a la silla) 64,5 kgs. Madre mía... estoy como jamás me he visto, verás para perder los kilos después del embarazo, me voy a ver negra. Siempre he estado entre los 53-56 y cuando conocí a Natalia hace 4 años pesaba 51. Natalia dice que estoy mejor ahora. Claro, qué me va a decir, no me va a largar en toda la cara que estoy "bien hermosa". No me estraña que no pueda ponerme nada del ropero. En fin, me da igual, ya me preocuparé de eso después que nazca Chicharito.
Me tomó la tensión, apuntó la fecha exacta del embarazo, 7+3 (ayer) y la fecha probable del parto, el 20 de Febrero. También el tratamiento que sigo, el acido fólico y la progesterona. también me ha dicho que coja cita con el dentista del centro de salud, que hacen una limpieza bucal a todas las embarazadas. Y un montón de papeles para entregar en recepción del centro de salud para análisis de sangre y orina. Como me tengan que sacar un tubo por cada cosa que está apuntada creo que me van a dejar sin sangre, que jartá de papeles.
Otro papel que he firmado es para que me hagan pruebas de detección de cromosomopatías. Son para detectar si hay riesgos de Síndrome de Down y otras patologías cromosómicas. Si diese positivo en alguna de ellas me harían una amniocentesis y/o un biposia corial, que son más invasivas y determinantes. Eso mete un poco de miedo, la verdad, pero es mejor asegurarse. Mejor saber lo que hay a llevarte la sorpresa en el parto. O si no quieres seguir adelante, que de todo puede pasar. Uff, ni pensarlo quiero.
Y nada más, nueva cita el 2 de Septiembre con ella.

Con lo del mi abuela nos hemos reunido toda la familia y todos estaban supercontentos con la llegada de Chicharito. Es una alegría que todo el mundo se alegre por tí de forma tan sincera, que no haya falsedades ni asombros por ningún lado. Eso es algo que me gusta de mi familia, que aunque no nos reunamos todos muy a menudo todos estamos ahí siempre para lo que pase, para lo bueno y para lo malo.
Me preguntaban si me sentía algo o me daban náuseas y nada de eso siento. Sinceramente, no me siento nada de nada por lo menos por ahora. Espero que eso no sea signo de algo malo y yo sea de esas afortunadas que no lo pasan mal en ningún momento. Me ha dicho mi cuñada que si sigo así y paso de la 12 semana ya seguro que no lo pasaré mal más adelante, que normalmente es la fecha en que se van esos síntomas. Eso sí, estoy bastante "extraña". Como os lo digo... que casi sólo voy al baño sólo para hacer pis y poco más. Imaginaros el barrigón que me está saliendo y no todo es Chicharito. A base de kiwis y ciruelas estoy, a ver si remedio esto. Efectos de la progesterona, me dicen. Bueno, paciencia.

Y hasta aquí puedo contaros, la vida sigue adelante como siempre. Esperemos que todo siga así y no haya más sobresaltos.

Besos, guapas.

lunes, 28 de junio de 2010

Era demasiada felicidad.

Natalia ha empezado a manchar esta mañana.
No se lo ha tomado demasiado mal, como sabe que Chicharito está aquí pues se lo ha tomado de otro modo, más relajada. En fin, qué le vamos a hacer, para la próxima será, es jóven y tiene todo el tiempo del mundo.

Dentro de la decepción hasta le ha buscado el punto práctico:

-Bueno, si es para la próxima se llevarán unos 4 meses. Genial, así aprovecharemos la ropa de uno para otro.
-Neni, si uno nace en Febrero y otro en Junio creo que poca ropa le va a venir...

Lo importante es que no se ha venido abajo y eso me tranquiliza, creí que iba a hacer un drama.

En fin, chicas, que de momento somos tres pero nada más que empiecen las citas en Septiembre volvemos al ataque. ¡Y la victoria será nuestra!

¡Besines!

Con el bum bum bum de tu corazón...

Sí, es una canción de Bisbal, viejecilla ya.

El viernes fuimos Natalia, mi miedo y yo a la ecografía para la confirmación de embarazo. En serio, tenía hasta los nervios nerviosos. Allí que entramos y le dije a la doctora el motivo de la visita.

-¿Cuándo fue tu última regla?
-El 16 de Mayo.
-Uy, pero eso es muy pronto para confirmarte el embarazo, no se va a ver nada.
-Ah, no sé, a mí me dijo la enfermera que viniese hoy.
-Bueno, pasa al potro pero poco se va a ver.

Entré y mientras me preparaba me dice:

-¿Es que ha sido de forma espontanea?
-Pues no lo creo, doctora, ella es mi mujer...
-Ah, bueno, pues termina de prepararte...

Empezó con la exploración y allí estaba, un puntito blanco haciendo pum pum pum... Le dijo a Natalia que entrara y giró el monitor para que lo viésemos. Joder... es increíble como una cosita tan chiquitita puede estar ahí latiendo con esa fuerza. Y, como no, a mí se me saltaron las lágrimas.

-Este es el saco gestacional, esto de aquí el saco vitelino y este puntito es el embrión, mirad como late. Mide 2 milímetros. Está todo correcto, te daré el volante para que lo entregues en el centro de salud al que pertenezcas. Sigue con el ácido fólico, y la progesterona hasta que cumplas el primer trimestre.

¡¡Síiiiiiiiiiiii!! Nuestro Chicharito está ahí y está todo bien, ya me quedo más tranquila. Imaginaos el pasteleo que llevábamos al salir de la consulta, para caer en coma diabético, por lo menos. No dejábamos de mirar el papel con la ecografía:

-Ooooooh, la primera foto de nuestro bebé, neni. ¿A quién se parece? Jajajaja...

De allí nos fuimos a comprar la tronita para nuestro sobrinito, que nacerá en Julio y le prometimos a mi cuñada que se la compraríamos nosotras. Es muy chula, se convierte en sillita y mesita pequeñita, lo más seguro es que nosotras compremos una igual. Ya que estábamos en la tienda pues echamos un vistazo general a todo y encontramos la que seguramente será la habitación de los bebés, mientras sean bebés, claro, después tendrán su habitación de nenes grandes. Hasta que la destrocen colocando posters del grupo del momento, dejen la ropa sucia por enmedio, tengan las cosas del cole sin recoger... bueno, esas cosas que todas hemos hecho, vaya. A lo que iba, que ya le hemos echado el ojo y no está mal de precio. Un armario de dos puertas, cunita y cambiador en el mismo mueble con hueco y puertas para guardar sus cositas. Y una bañerita pequeña con patas para poder meterla en la bañera pero se queda a la altura de la cintura. Está muy bien porque así no tienes que estar agachada en la bañera y si salpica jugando pues no lo pone todo perdido.
Ya sé que es demasiado pronto pero ya que estábamos allí...

Pasamos por casa de mis padres a enseñarles la foto de la ecografía. Había que verlos con la baba caída. No me extraña, va a ser el primer nieto y vaya si han esperado los pobres para tenerlo, con las ganas que tenían. Me dijeron que ellos le compraban la cuna, armario o lo que nos hiciése falta. Y, sinceramente, me gustó más lo que dijeron a continuación de eso:

-Para eso es mi nieto y cuando nazca el tuyo (dirigiéndose a Natalia) lo mismo, que ya sabes que van a ser los dos iguales. Los dos son mis nietos.

Creo que sobran las palabras.

Mañana le toca a Natalia hacerse la prueba, pero como tiene que estar todo el día trabajando se la hará el martes. Un día más de incertidumbre. Ojalá sea positivo, a mi neni no podría hacerle más feliz, darle un hermanito a Chicharito. Neni, que sepas que deseo de todo corazón que tu barriguita esté rellenita, cruzo los dedos para que así sea. Te quiero "mi ezpoza hermoza", jaja.

Nada me hace más feliz que daros estas noticias y el martes espero que sean mejores. Porque lo van a ser ¿verdad? Claro que sí.




P.D: Cuando scanee la ecografía os la pondré.
P.D2: Le he hecho una foto con el móvil y me la he puesto de fondo de pantalla. Y Natalia también. Lo nuestro es de psiquiatra de guardia...

lunes, 21 de junio de 2010

Gracias por vuestros buenos deseos.

¡Hola, chicas!

Lo primero es agradeceros todos las felicitaciones que nos habéis mandado, nos hace ilusión compartir nuestra alegría. ¡Gracias a todas!

Ya lo hemos hecho casi oficial, no hemos podido aguantar al viernes y se lo hemos contado a nuestros padres. La reacción imaginárosla: chillidos de alegría y todo, jaja. Imaginaros si encima le decimos que Natalia también está esperando... uff, sería ideal pero aun no sabemos nada. Y acordándonos de la experiencia de mi test... mejor lo hacemos en su día.

Yo sigo bien, no me siento nada aun, supongo que es demasiado pronto. ¿Cuándo empezásteis vosotras a notar algo? Mi madre me ha dicho que si salgo a ella sólo notaré que voy engordando y cuando el bebé sea más grande pues las típicas pataditas pero nada más, casi no tuvo síntomas malos con ninguno de los tres. Lo que sí me ha dicho es que hacía unas barrigas enormes... jo, eso ya no mola.

El viernes tengo la primera ecografía, para confirmar el embarazo y ver si hay embrión o no (porfi, porfi, que sea que sí, porfi...). Estoy nerviosa, tengo un miedo horrible a que me digan algo malo, quiero que todo pase pronto, sea para mal o para bien. Todo va demasiado bien y rápido, y eso es raro, no quiero ni pensar... mejor lo dejo.

Lo que sí me ha dado pena es tener que dejar colgada a una amiga que había organizado un grupo de moteras para acompañar a las carrozas del Orgullo aquí en Sevilla. Pero mira, no hay mejor motivo que ese para no ir, ¿verdad? Vereis cuando le diga el motivo por lo que no voy... jijiji.

De momento ninguna novedad más, sólo echando días atrás para saber si ya somos dos, tres, o cuatro en la familia, jeje. Desearle a mi amor que su pancita esté rellenita de bebé y decirle que la quiero más que a nada en este mundo. Te quiero, nenita.

Os traeremos novedades pronto, ¡muchos besos!

martes, 15 de junio de 2010

De torpezas y otras historias.

Tooooorpe, ese va a ser mi primer apellido de aquí en adelante. Y el segundo Impaciente.
Estaréis pensando "¿qué dice la loca esta?" pero cuando os cuente me daréis la razón.

Antes que nada os daré el parte de noticias de Natalia.
Volvimos otra vez para el recuento de folículos y seguían medianitos, creo que el más grande de 17, pero la médica le dijo que ya no podían esperar más, que el viernes tenía que inseminarse o se le pasaría la fecha. Y así fue, el viernes le tocó a mi niña sentir la "dulzura" del "pato" en sus adentros (con que yo era una quejica ¿eh?). Volveremos a rezar a la Virgen del Bollo Preñao, que veo que ha gustado la santa por aquí. La nombraremos patrona de los mamiblogs, jaja. Nenita, espero que tu barriguita esté ahora mismo en proceso de un bebito, tan lindo como tú, mi amor. Te quiero, preciosa.

Bueno, os cuento mis torpezas, que me pasa por tonta.
El miércoles, como no tenía otra cosa que hacer, pues le dije a Natalia que me iba a hacer el pipitest. Natalia me dijo que debería esperar al día 14, que es cuando me dijo la ginecóloga pero eso de esperar... uff. Le dije que por mis cuentas me tenía que venir la regla el domingo o incluso antes (ya os dije que mis reglas son cortas), que no iba a esperar a que me viniese y bla, bla bla... nada, excusas para no esperar y hacermelo ya. Lo hice y aquí tenéis el resultado:


Ya veis, negativo. Ea, momento de caras largas y frases para levantar el ánimo. "Neni, no te preocupes, ya sabes que es muy difícil quedarse a la primera." "Para la próxima, ya lo verás, esto sólo es un ensayo para ver como reaccionan tus ovarios" "No estés triste, que tenemos mucho tiempo, cariño"... y cosas como esas, ya sabéis. Pero no dejaba de darle vueltas al cacharrito, mirándolo y remirándolo, una y otra vez. Me pareció ver una línea rosa muuuuuuuuy ténue y se lo dije a Natalia. "Neni, es negativo, no se ve nada". Tenía razón, sólo me estaba engañando a mí misma.
El viernes fuimos a la inseminación de Natalia, como ya os he dicho y le pregunté que si podía pedir cita ya para septiembre, para empezar de nuevo el proceso. La doctora me dijo que es pronto, que cuando hagan la agenda más adelante podría pedir cita ya. Me preguntó si sabía que necesitaría otra cita y le dije que ya me había hecho el pipitest y que nada, negativo. Me dijo que era demasiado temprano para hacerlo, que mejor lo repitiese. "Me ha salido negativo y siento el vientre como si me fuese a venir la regla, que me toca el domingo. Además, mira, me han salido dos granos en la cara, me está avisando". Imaginaos la cara de la doctora...

Pues vino el fin de semana y nada, la regla que no viene. Y el lunes por la mañana tampoco. Y eso sí que me mosqueó, soy muy regular. A Natalia ya se le ponían los ojitos picarones. Antes de irse a trabajar me suelta: "Ve a la farmacia y me compras la progesterona y de camino te traes dos test de embarazo". "¿Dos pa qué?" "Tú tráete dos, que ya sabes que los gastaremos en algún momento". Pues vale, me traeré dos, que eso no come pan*. Sólo había uno en la farmacia y no de la misma marca del otro pero con la misma forma, sólo cambiaba el color.

Martes por la mañana (hoy). Regla cero. Mosqueo en aumento.
"Neni, deberías hacerte el test"
"¿Pa qué, no viste que me salió negativo? Esto van a ser las anticonceptivas que me mandaron, que me lo ha trastornao tó y sabe dior cuando me va a bajar y bla bla bla...".
"Neni, hazte el pipitest".
"¿Pero pa qué?"
"¡Que te hagas es test!".
"Bueno, bueno, me lo hago". (Vaya manera de malgastar un cacharro de estos, pensé yo).

Me voy al baño, sigo las instruccones y este fue el resultado:


"Pero ¿esto qué es? ¿No quedamos en que era negativo? Esto no puede ser, tiene que haber un error. Algo he hecho mal. ¡Seguro que he salpicado donde no debía!"
"¡Cariño, es positivo!"
"Que no, que no, que no estoy yo conforme. Ahora mismo voy a algún sitio a hacerme un análisis de sangre".
"Si te quedas más tranquila vale pero que sepas que es positivo"
"Neni, el otro salió negativo"
"Era demasiado pronto, ya lo sabes. ¡Vámonos ya a hacerte la prueba en sangre!"

Y allá que nos fuimos esta mañana a dar vueltas a ver dónde nos hacían un análisis para confirmarlo. Cuando dimos con el sitio entramos, me sacaron sangre y me dijeron que viniese dentro de media hora. Y a la media hora, esto:


¿Cómo explicar la sensación de la certeza que estás embarazada? No hay palabras para ello, os lo aseguro. Por respeto nos contuvimos dentro de la consulta pero una vez en la calle empezamos a dar saltos de alegría (literalmente. Sí, somos lo peor...) y a darnos muchos besos.
"¡Vamos a ser mamás, vamos a ser mamás! Te quiero, mami, te quierooooooooo".
"Neni, es increíble, ¿cómo ha sido tan pronto? Pero si es la primera, y con mi edad. ¡Ayyyyyyy, que vamos a ser mamás!".

Y esta ha sido la mañana de hoy, una mañana de inmensa alegría. Sólo queda esperar y coger cita para dentro de 20 días, para la confirmación por ecografía. Ojalá que se quede ahí y siga creciendo bien. Y que no sea un huevito sin nada dentro, espero que haya dentro una personita chiquitita. O por lo menos el proyecto de personita. Bebé, si estás ahí, sólo decirte que vas a ser un niñ@ muy deseado, que ya estamos impacientes por verte. Y si hay suerte no estarás mucho tiempo solit@, tendrás un hermanit@ muy pronto.

Estaba deseando poder poner una foto así, como las vuestras. Gracias a dior que no hemos tenido que esperar mucho. Ahí va:

Jijiji, esa soy yo, jijiji...

Sí, ya sé que tengo una barriga de mierdecilla pero se supone que sólo estoy de unos 15 ó 16 días. Ya crecerá ¿verdad? Ojalá todo esto no se derrumbe, sería peor que un negativo. De momento no le hemos dicho nada a nadie, Natalia quiere esperar un poco no vaya a ser que algo falle y después de la noticia haya que dar otra muy negra. Esperaremos aunque nos cueste mucho tener la boca cerrada.

Y a vosotras qué deciros. Que muchas gracias por los ánimos, las esperanzas, las buenas intenciones... por todo lo que nos habéis guiado y acompañado. Seguiremos aceptando vuestras palabras de aliento para Natalia y para este pequeñín que acaba de hacer su aparición, para que no se le ocurra irse de mi barriga... Que se quede hasta su nacimiento.

Gracias, chicas, muchas gracias a todas. ¡Besazoooooooooos!



P.D: Ya sabéis, si el doctor os dice que la prueba tal día.... ¡que sea tal día! Os lo dice esta ggggggggggggilip*y*as por experiencia.

* "Que no come pan" significa por estos lares que no se echa a perder ni cuesta trabajo ni dinero guardarlo.